Tradicionalmente los sistemas de control de acceso se han instalado en grandes edificios o complejos registrando las personas que acceden a los mismos y evitando accesos indebidos a zonas restringidas. Un sistema de control de acceso nos va a permitir básicamente definir perfiles individualizados o por Grupo en base a las siguientes consideraciones:

  • Identificación.
  • Autorización de acceso zonas controladas.
  • Horario de acceso autorizado.

Hoy en día, ante la gran demanda de sistemas de seguridad en todos los entornos, no solo el de los grandes edificios o complejos, se ha extendido el uso de sistemas de control de acceso a cualquier ámbito, incluido el del mundo residencial.

Un ejemplo claro de los nuevos entornos donde se están desplegando este tipo de sistemas es por ejemplo en edificios de viviendas donde se instalan en portales o acceso a las urbanizaciones evitando así el uso de llaves físicas por parte de los vecinos para la apertura de puertas.

Control de accesos mediante tarjeta Control de accesos mediante huella digital

Una ventaja muy importante de un sistema de este tipo es el registro de todos los accesos a las instalaciones. De esta manera se puede controlar cualquier evento interno (robo, sabotaje, …) ya que se podrá recuperar el registro de “fichajes” de un día determinado a una hora determinada.

Los controles pueden ser de diferentes tipos: tarjeta de proximidad, teclado numerico, de huella dactilar, bluetooth, etc.